Jardines verticales: Instalación y mantenimiento

Los jardines verticales pueden ser naturales o artificiales.

Independientemente a lo anterior, al contar con muros y azoteas verdes se obtienen grandes beneficios, como son: plusvalía a la propiedad, aportación al medio ambiente (de ser natural); mejora la estética y el ambiente de trabajo o convivencia.

Probablemente, alguna vez, mientras caminabas por la calle viste un edificio con un muro verde -como los que montan empresas como verde 360 y te preguntaste: ¿Cómo nos ayudan? ¿Para qué sirven? Si no te lo preguntaste, es momento de que lo hagas.

Los jardines verticales son estructuras vivas instaladas sobre paneles, que sostienen y promueven el desarrollo de especies vegetales. Contribuyen de manera importante tanto a loa salud humana, como al medio ambiente. En cualquier presentación -terrazas, muros, azoteas- éstas cubiertas vegetales (para fines pragmáticos de la palabra), figuran como una innovación en el campo de la arquitectura urbana.

Su tecnológico sistema de riego facilita el mantenimiento, haciendo innecesario el retiro de yerba seca; aparte de que hay un ahorro de agua, y captación de agua de lluvia.

Los muros vegetales pueden mejorar nuestra vida de diversas formas. Por ejemplo: una azotea (Green roof), puede ser un lugar idóneo para montar un huertito, o sembrar árboles de frutas o vegetales. Brinda una oportunidad de reducir; o bien erradicar un gasto. Además, contribuyen a la remediación del aire al atrapar y remover ciertas partículas tóxicas volátiles que son nocivas para el ser humano. A su vez, disminuye el polvo, y prolonga la vida del cemento al impedir que se produzca humedad -lo cual es también un ahorro en cuanto a mantenimiento de vivienda.

El diario NY Times calificó los muros verdes como: la mayor propuesta de sostenibilidad en el siglo XXI.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *